• Monday, December 5, 2022

Nacional salió campeón en la “Zona Suárez”

Nacional podía definir el campeonato ese mismo domingo y así lo hizo ante 50.000 personas. El elenco tricolor venció a Liverpool pese a que el negriazul no se la hizo nada fácil. Los de Belvedere plantaron cara hasta la expulsión de Federico Pereira, de ahí en más el partido fue otro. Por si fuera poco, los de La Blanqueada tenían en ataqué a un tal Luis Suárez que fue decisivo y en el banco a un Emmanuel Gigliotti que no quería perderse la fiesta.

Liverpool 1-4 Nacional: la crónica

Jorge Bava salió a la cancha con su clásica línea de tres que se transforma en zona defensiva en línea de cinco cuando defiende. Sin embargo, sorprendió con la colocación de Gastón Rodríguez acompañando a Thiago Vecino en ataque, parándose así con un esquema de 3-5-2.

Por su parte, Pablo Repetto utilizó el mismo equipo del último partido a excepción de Camilo Cándido por Alex Castro y repitiendo con su habitual 4-2-3-1.

El encuentro fue fuerte en lo que a roce se refiere, muchas pelotas por el aire y trabado en el medio campo. No fue una primera etapa vistosa para dos elencos que tienen buen trato de balón.

Las chances de Nacional pasaron por los remates de larga distancia; primero Franco Fagúndez desviado, después Alfonso Trezza y José Luis Rodríguez obligaron a que Sebastián Britos tuviese que trabajar sin dar rebote.

Por su parte, en la otra mitad de los primeros 45′ fueron de Liverpool; Thiago Vecino comenzaba a ser importante ensayando una chilena desde la medialuna, también haría lo propio Alan Medina en un tiro que hizo que Sergio Rochet se luciera tirando la pelota al córner. Por último, Gastón Rodríguez remató de larga distancia una volea que se fue por encima del travesaño.

En ocasiones y en el encuentro, estuvieron parejos, estando un poco mejor el negriazul en circuitos de juego, mientras Nacional apostó por sus individualidades pero estas no estuvieron claras a la hora de tener la pelota.

En el complemento la cuestión fue otra cuando apareció el genio y frotó al lámpara; Luis Alberto Suárez Díaz, el chiquilín de salto que conquistó Europa con una jugada individual se sacó de encima a Gonzalo Pérez con caño incluido y definió con la cara interna contra el palo de Sebastián Britos para abrir el marcador.

El partido parecía que se le iba a Liverpool pero un pase de Gastón Rodríguez superó a un Mathías Laborda que no se entendió con Leo Coelho y Alan Medina se fue de cara al gol; Sergio Rochet lo derribó y Thiago Vecino cambió la pena máxima por gol. Revivía el negriazul y volvía a recuperar sensaciones de la primera parte.

Pero el punto de inflexión llegaría a 10 del final cuando Federico Pereira se iría expulsado por mano y tras una correcta sanción de Christian Ferreyra por doble amarilla. Ahí Liverpool perdió todo envión y tuvo que meterse atrás. Aguantó en los 90 y se fue a un alargue épico bajo la lluvia.

Fue clave el ingreso de Francisco Ginella en el complemento y en el alargue lo demostraría tras una gran jugada colectiva de Nacional, ‘Pancho’ la deja pasar y Suárez en el corazón del área ponía su segundo tanto y el que le daba nuevamente el título a su equipo.

Los tricolores no pararon y con el ingreso del delantero argentino terminó de liquidar la cuestión, primero de vaselina sobre Sebastián Britos tras una gran asistencia del ex mediocampista de LAFC para poner el 3-1 parcial y por último tras un desborde de Camilo Cándido para sentenciar el 4-1 final.

Nacional fue el mejor equipo del torneo y un justo campeón ante un Liverpool que batalló hasta donde pudo. La jerarquía de Luis Suárez fue vital para la obtención del campeonato tricolor.

Periodista deportivo. Cobertura de uruguayos en Europa.